La Unión Europea, la posición común sobre Cuba y la falta de un compromiso real con los derechos humanos.


* Una respuesta al investigador Gabriel Salvia (1)

Por Alipio G. Sollet

Ha perdido la brújula el Sr. Gabriel Salvia. Se ha metido a defender la indefendible actuación de la política exterior de la Unión Europea en materia de derechos humanos y posiblemente salga trasquilado.

En efecto,  no entiende el Sr. Salvia cómo algunos analistas califican  de contraproducente  la posición común de la Unión Europea sobre Cuba;  que él identifica como “un antecedente muy valioso de política exterior en materia de derechos humanos”. No encuentra explicación al hecho que,  tras haberse cumplido hace apenas 6 días l6 años de haberse adoptado, la misma no haya inspirado a la Unión Europea a aplicar posiciones comunes similares en sus relaciones con otras dictaduras o con gobiernos que violan de manera flagrante los derechos humanos en el mundo.

El Sr. Salvia se sorprende de que una investigadora de la talla de  Susanne Gratius  diga que “la práctica política señala que el condicionamiento y la presión no son instrumentos idóneos para promover la democracia”;  y para refutarla,  defiende que se aplique a Cuba “las incesantes presiones internacionales (que se aplicaron) a la dictadura de Augusto Pinochet en Chile o al régimen del apartheid en  Sudafrica que incluía un amplio embargo.

Mr. Salvia,  el mundo está hoy  más interconectado y globalizado que cuando existía la sangrienta dictadura de Augusto Pinochet o el odioso régimen del apartheid en Sudáfrica. No tenga usted duda de que si la comunidad internacional (no la Unión Europea y Estados Unidos que se creen con frecuencia que ellos son la comunidad internacional), realmente se creyera el cuento de que la dictadura cubana es como la de Pinochet en Chile o como el régimen racista del apartheid, ya le habría aplicado un embargo internacional. El problema es que ni Estados Unidos  ni la Unión Europea,  —con sus propias y escandalosas violaciones de derechos humanos, como…

presidentes USA con Mubarak 3 

la creación y mantenimiento de la cárcel de Guantánamo, las cárceles secretas en países de la UE y el uso de sus aeropuertos para trasladar a personas hacia agujeros negros donde sabían serían sometidas a terribles torturas— tienen la autoridad moral que se necesitaría para liderar una acción de esa naturaleza.  En todo caso, la cosa apunta en la dirección contraria a la deseada por el Sr. Salvia;  el pasado 13 de noviembre la Asamblea General de Naciones Unidas votó por vigésimo primera vez una Resolución que condena el bloqueo económico, comercial y financiero de EE.UU. contra Cuba, que fue aprobada por la aplastante mayoría de 188 estados miembros (incluyendo a los 27 de la UE).

Según Mr. Salvia, “desde la perspectiva democrática es inadmisible aceptar que autoridades ilegítimas, como en este caso las de Cuba, hagan prevalecer sus condiciones y mucho menos ante la Unión Europea…”. En mi modesta opinión Sr. Salvia, usted confunde o trastoca las cosas; no fue Cuba,  sino la Unión Europea la que aprobó en 1996 una posición común que,  de manera unilateral,  intenta condicionar las relaciones entre la UE y Cuba. Por otro lado, no sé que “metodología” utiliza Ud.  para concluir que las autoridades de Cuba son “ilegítimas”; hasta donde tengo conocimiento, Cuba es un miembro destacado y reconocido de las Naciones Unidas y La Habana tiene relaciones diplomáticas con 26 de los 27 Estados que hoy integran la Unión Europea; que por demás, como UE,  acaba de nombrar su primer embajador en la Isla.  

Coincido con Ud. en la falta de compromiso internacional real de la Unión Europea con los derechos humanos –no sólo de Italia y Francia como Ud. plantea;–  basta con mirar las fotos de la inmensa mayoría de los lideres europeos con los dictadores de Libia, Egipto, Túnez o Yemen, o leer  la letra de los Acuerdos y Asociaciones que la UE tenía firmados con estos; o echarle una mirada a los Acuerdos vigentes entre la UE y países que según Amnistía Internacional son consumados violadores de los derechos humanos, para darse cuenta que la  posición común de la UE hacia Cuba  es inmoral y no se sostiene.

 6. Van Rompuy Qaddafi

Si la Unión Europea, en su actuación hacia Cuba, fuera consecuente con lo recogido en el punto 3 inciso d de su posición común, y evaluara  “la evolución de la política interior y exterior cubana según las mismas normas que aplica la Unión Europea a sus relaciones con otros países, en particular la ratificación y cumplimiento de los convenios internacionales sobre los derechos humanos”, hace rato que debería: o eliminado la posición común sobre Cuba o aprobado posiciones comunes similares sobre Israel, Arabia Saudita, Bahrein, Qatar, Guinea Ecuatorial, China, Estados Unidos  y una larga lista de países con los cuales tiene hasta asociaciones estratégicas. La pregunta es: ¿Por qué la UE no actúa en estos casos con la misma firmeza que actúan respecto a Cuba, que coincido con Ud., sería lo deseable para la promoción internacional de los derechos humanos?

Para mí, cuesta entender la idea de que la Unión Europea no aplique sin dobles raseros, con todos los países,  “una posición comprometidamente progresista”. La respuesta sin dudas, hay que buscarla en la falta de un compromiso real y serio de la Unión Europea con los derechos humanos.

 

https://letrasafiladas.wordpress.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s